15 de agosto de 2015

SANTO DOMINGO: La pena máxima a asesinos de Claudio Nasco


Santo Domingo.- Fueron condenados a 30 años cada uno de los jóvenes que asesinaron al comunicador Claudio Nasco el 13 de diciembre del 2013.

El Segundo Tribunal Colegiado del Distrito Nacional, dispuso que Oscar Pérez, alias Yendel, Luis Manuel Estévez Ponciano y Joel Rafael Miliano Rodríguez, cumplan la medida en el Centro de Corrección y Rehabilitación de San Pedro de Macorís, tras comprobarse su culpabilidad de los hechos.

Los jueces Wendy Valdez, Felipe Molina y Gisel Soto Pérez, establecieron a unanimidad, basados en los elementos probatorios presentados por el fiscal Eduardo Velásquez, que los tres jóvenes configuraron un concierto ideal, de situaciones, específicamente una asociación de malhechores, robo con violencia y asesinato, además de un hurto contra la víctima porque llevaron un puñal y cinta adhesiva al lugar donde se reunieron con el comunicador.

Ante el pedimento de la defensa de que el tribunal estableciera la responsabilidad o participación específica de cada uno de los condenados, estableció que es imposible determinar las responsabilidades individuales puesto a que el hecho se produjo dentro de la habitación de la cabaña Chévere donde estaban presentes los procesados y el señor Nasco, este último fallecido.

“El tribunal no puede decidir ni a Emiliano, ni a Oscar ni a Luis Manuel, cuál fue su participación en los hechos, ahora, lógicamente para ejercer la resistencia de Claudio Nasco quien era de una contextura física más fuerte que la de los imputados de manera individualizada, se necesitaban tres personas”, expresó Valdez durante la lectura de la sentencia.

“La máxima de experiencia nos dice en este tipo de proceso que para que una persona sea amarrada por los pies y manos, vendados los ojos amordazado la boca debido al hecho de luego proferirle 41 puñaladas en un tiempo récord de una hora y dos minutos se necesitaba la participación en conjunto de los tres encartados, ya que sin la participación de uno de ellos, o el hecho no hubiese ocurrido o de lo contrario el tiempo hubiese sido más”, destacó.

Calificó como un argumento para justificar el asesinato y obtener menor pena, el que la defensa técnica señale que los condenados “incurrieron en esos crímenes por su necesidad económica, partiendo que la clase alta de este país para satisfacer sus necesidades utiliza a estos jóvenes de escasos recursos económicos, y en este caso, para complacer sus necesidades sexuales”.

“Ninguno de los imputados pudo expresarle al tribunal que vendía su cuerpo para satisfacer necesidades básicas de ellos ni de sus familiares, muy por el contrario, a decir por los informes, todos los encartados tenían un trabajo digno”, expuso la jueza, tomando como referencia el informe sociológico presentado por la defensa a cada uno de los imputados.

La lectura íntegra de la decisión fue fijada para el 4 de septiembre a las 10:00 de la mañana y 20 días para apelar. El llanto y el desconsuelo de familiares de los jóvenes pudieron evidenciarse en el tribunal. 

Carta de la madre

Servilia Cubas Pérez envió una emotiva carta al abogado de la familia, Manuel Eulises Bonelly, la cual fue leída en entre tribunal, donde expresaba el dolor y las vicisitudes por las que atraviesa desde que mataron a su hijo. Pedía que la pena máxima debiera de imponerse a los asesinos de su hijo Claudio Ilián. 

“Para mí Ilián, resumía todas las cualidades de un hijo perfecto, sin importar su preferencia sexual (porque toda su familia lo sabía), siempre nos dio su amor, dedicación, preocupación, entrega total, tuvo un gran valor familiar”, escribió Cubas Pérez.
Publicar un comentario