23 de noviembre de 2015

Jueza suspendida admite que aceptó dinero para “resolver” casos por “ordenes superiores”

Fotografía de archivo de Awilda Reyes Beltré.
Por FEDERICO MÉNDEZ


SANTO DOMINGO. El presidente de la Suprema Corte de Justicia y del Consejo del Poder Judicial, Mariano Germán Mejía, reveló que la suspendida jueza de la Cuarta Sala de la Cámara Penal del Juzgado de Primera Instancia del Distrito Nacional, Awilda Reyes Beltré, reconoció que había aceptado dinero para rendir decisiones favorables en casos que ventilaba.
En rueda de prensa, el magistrado dice que de
esa situación posee pruebas que está tramitando a los órganos investigativos del Poder Judicial y al Procurador General de la República, para los fines correspondientes.
“En resumen, la magistrada dice que sus decisiones se debieron a su “obediencia a instrucciones superiores”, a la vez que reconoce haber recibido dinero para tales fines”, enfatizó.
Advirtió que el presidente de la SCJ y del CPJ no tiene nada que ver con las decisiones adoptadas por Reyes Beltré, ni de ningún otro funcionario del Poder Judicial.
“Es una infamia de la peor calaña, insinuar que yo, o algún miembro de mi familia, tiene algo que ver con la actitud delictuosa de algunos miembros minoritarios de la judicatura”, argumentó.
Manifestó que los actos de la suspendida jueza que han dado lugar a cuestionamientos en los últimos tiempos son la orden de devolución de la aeronave Cessana 550, matrícula N61MA, incautada mediante orden de secuestro, cuya propiedad se atribuye al presidente del quebrado Banco Peravia, José Luis Santoro.
Asimismo, que devuelve la suma de US$20 millones a favor de la razón social Prado Universal Corp., compañía constructora de la Torre Atiemar, cuyo presidente es el español condenado por narcotráfico en su país, Arturo del Tiempo.
También la jueza dispuso la inmediata puesta en libertad del regidor del municipio de Pedro Brand, Erinson de los Santos Solís, investigado por supuestamente dirigir una organización criminal dedicada a la invasión de terrenos, actividades de secuestros, extorsión y asesinato de miembros del transporte público.
Germán Mejía explicó que producto de una serie de rumores citó a su despacho a la jueza Reyes Beltré, para requerirle informaciones sobre las decisiones adoptadas.
Asimismo, que la magistrada manifestó que estas decisiones fueron rendidas por alegadas “instrucciones superiores”, ante lo cual Germán Mejía procedió de inmediato a desmentir categóricamente la expresión, al tiempo de ratificar que es defensor de la independencia judicial.
La hizo saber que nunca ha llamado jueces para trazarles pautas sobre los casos.
“Creo en la independencia de los jueces. No he permitido ni permitiré nunca que se utilice nuestro nombre ni de mi familia para bajarle líneas a jueces”, subrayó.
Plantea que con relación al renunciante juez y consejero Francisco Arias Valera, desde que éste adoptó la decisión, el CPJ deviene en incompetente para conocer cualquier juicio disciplinario en su contra, por no tener la calidad de magistrado.
“Por supuesto, este último, sin perjuicio de las infracciones penales que hubiese podido cometer en el ejercicio de sus funciones de consejero, correspondiendo al Procurador General de la República hacer las investigaciones de lugar y actuar en consecuencia, según los resultados de estas últimas”, significó.
Germán Mejía dijo que en los cuatro años que lleva al frente de la SCJ y el CPJ han sido procesados numerosos jueces, y han salido del sistema otros tantos.
“No ha habido una sola denuncia, que el Consejo del Poder Judicial no haya investigado”, apuntó.
Publicar un comentario en la entrada