6 de marzo de 2011

Señora pierde tres de sus hijos en el accidente de Azua

Dice que de ahora en adelante su vida tiene poca razón de ser



Santiago.-Alberta López, madre de tres de las nueve personas que este sábado fallecieron en un accidente de tránsito ocurrido en El Número de la autopista Sánchez, dijo que de ahora en adelante su vida tiene poca razón de ser.

“Se acabó la familia; este dolor lo llevaré conmigo hasta el final de mi existencia”, decía una y otra vez doña Alberta, mientras en la tarde de ayer esperaba los restos de sus hijos Martín, Ciriaca y Sumérgida Matos López. Los tres residían en la calle 27 casa número 20, del ensanche Mella Uno.


Las otras cinco víctimas de la tragedia residían en el barrio Cienfuegos, contiguo al Mella Uno. Fausta Matos y su hija Mariana Contreras Matos vivían en la calle 10 número 48, en tanto que Maura Alcántara, su hija Basilia Hernández Alcántara y el nieto de siete años Abimael Franco, residían en la Sabana Larga número 23.


El accidente se produjo a eso de las 6:00 de la mañana en el lugar conocido como El Número, ubicado entre las provincias Azua y Peravia.





El grupo, junto a otras personas que resultaron heridas, viajaban en un minibús con destino a Bánica, en Elías Piña, donde participarían este sábado en la misa de nueve días de una pariente de apellidos Aquino Matos.


José Luís Contreras, chofer del vehículo y quien resultó con golpes y heridas, relató en el lugar de los hechos que transitaba por la carretera Sánchez en dirección Norte-Sur y que fue momentáneamente cegado por las luces de un camión que transitaba en vía contraria, lo que le impidió ver que una patana estacionada más adelante, con las luces apagadas.


Además de Contreras, resultaron heridos Anyery Hernández, Rubén Matos, Ismael Hernández, Amado López, Salí Germosén, Génesis Germosén y Francisco Hernández.


Las ocho personas que hasta el momento han fallecido como consecuencia del accidente tenían lazos familiares, explicó Alberta López, mientras lloraba desconsoladamente la pérdida de esos parientes, especialmente sus tres hijos.


Desde que en esos sectores se conoció la tragedia, centenares de personas, especialmente familiares y vecinos cercanos, se han mantenido visitando las casas donde vivían.


Al caer la tarde del sábado no habían sido llevados los cadáveres, que serán velados y sepultados este domingo en el cementerio Cristo Vive, del sector Ingenio Arriba.
Publicar un comentario