31 de agosto de 2015

Sin homilía, funeral de Jozef Wesolowski acusado de pederasta

Ex nuncio apostólico a la República Dominicana, en Santo Domingo. Wesolowski, que fue acusado por fiscales de la iglesia de abusar sexualmente de menoresAP CIUDAD DEL VATICANO. Ocho minutos de silencio en vez de una homilía marcaron el lunes el funeral en el Vaticano de un exnuncio papal, cuyo juicio por cargos de posesión de pornografía infantil y abuso sexual de menores en República Dominicana había comenzado en julio en una corte de la Santa Sede.
El padre Ciro Benedettini, vocero del Vaticano, dijo que se dio tiempo para la reflexión en
silencio tras una lectura de la biblia en el funeral de Jozef Wesolowski el lunes en una capilla en un edificio administrativo del Vaticano.
Según resultados preliminares de la autopsia, la Santa Sede dijo que Wesolowski, de 67 años, murió por un infarto en su habitación en el Vaticano el 27 de agosto.
Durante el funeral se rezó una oración para que Dios pueda “cancelar los pecados que cometió (Wesolowski) con fragilidad humana”.
No se permitió el ingreso de cámaras al funeral. Wesolowski será enterrado en su natal Polonia.
Un prelado polaco celebró la misa, monseñor Konrad Krajewski, quien es el director de limosnas del papa Francisco.
Wesolowski fue acusado de abusar sexualmente de hombres adolescentes cuando fue enviado papal en República Dominicana.
Su juicio en una corte del Vaticano comenzó el 11 de julio, pero tuvo que ser aplazada rápidamente porque se había enfermado un día antes y fue hospitalizado en cuidados intensivos.
En los pocos minutos que duró el juicio antes de ser aplazado indefinidamente por esa enfermedad, el secretario de la corte leyó en voz alta los cargos. Entre ellos señalaban la posesión de lo que los fiscales del Vaticano describieron como una cantidad “enorme” de pornografía infantil en la computadora de Wesolowski. Otro cargo señalaba que Wesolowski había corrompido con actos lascivos a muchachos de entre 13 y 16 años “para realizar actos sexuales con ellos y en su presencia”.
El juicio era considerado una forma en la que Francisco mostraría su compromiso para llevar ante la ley a clérigos de alto rango acusados de pederastia o de encubrir abusos por parte de clérigos de menor rango.
Por FRANCES D’EMILIO
Publicar un comentario